Metrolínea es el Sistema Integrado de Transporte Masivo del Área Metropolitana de Bucaramanga.

Su construcción se inició en el año 2006 durante la alcaldía de Honorio Galvis; actualmente se encuentra en operación su primera fase y se continúa la construcción de varias fases proyectadas.

Su primera fase se inauguró el 22 de diciembre de 20092 3 con esta fase del servicio se inauguran las seis primeras líneas, cuales son: Avenida del Libertador (Diagonal 15), Autocentral, Avenida Próspero Pinzón (Avenida 27), La Cumbre, Autopista Floridablanca, Bucarica y Villabel, que cuentan con 91 zonas de parada. Actualmente se encuentra en proceso de acoplamiento la segunda fase que cubrirá los sectores de Piedecuesta, Ciudadela Real de Minas y la avenida las américas (Carrera 33), que han de contar con las troncales AutoSur, Real de Minas y Las Américas.

El Sistema Integrado de Transporte Masivo Metrolínea es un sistema de transporte que entró en funcionamiento en febrero de 2010, con un periodo de un mes de prueba para que la ciudadanía fuera conociendo el sistema4 en el área metropolitana de Bucaramanga.

Después de la creación en Bogotá del TransMilenio y su buena acogida, varias ciudades del país decidieron iniciar el estudio y posterior construcción de un sistema de transporte de similares características, entre ellas Bucaramanga. Este sistema, concebido para mejorar la movilidad vehicular de la ciudad y su área metropolitana, debe permitir la reducción de la contaminación de la ciudad y demás municipios que integrados al sistema. Este se basa en el concepto de autobús de tránsito rápido (BRT por sus siglas en inglés)y fue financiado por las alcaldías del área metropolitana, la Gobernación de Santander y el Gobierno nacional.

El sistema consiste en una serie de autobuses de transito rápido con paradas fijas en estaciones exclusivas. El costo del servicio para el año 2013 es de COP$1850 pesos colombianos2 (aproximadamente US $0,75). Los usuarios deberán pagar a través de una tarjeta inteligente que podrán ser compradas y recargadas por los usuarios en las taquillas de las estaciones o en los puntos de venta autorizados.