Es un instrumento utilizado para la separación de mezclas de componentes en estado líquido, mediante vaporización y condensación.

El destilador permite obtener agua de gran pureza debido a que pierde todos los sólidos en suspensión y es utilizada en múltiples ensayos de laboratorio.

El destilador permite obtener agua de gran pureza, a partir del agua potable como la suministrada normalmente por los servicios de acueducto de los centros urbanos. El agua destilada se caracteriza por carecer de sólidos en suspensión y es utilizada en múltiples aplicaciones en los centros para la prestación de
servicios de salud, especialmente en las unidades de laboratorio, lavado y esterilización, y dietética.

En el laboratorio el nivel de pureza será mayor mientras más especializados sean los procedimientos.

Por ejemplo: la preparación de reactivos o de material biológico requiere agua de la más alta calidad y la destilación es uno de los procesos fundamentales para lograrlo. (Aunque no el único que pudiera ser requerido).

El agua utilizada en los laboratorios debe estar libre de pirógenos, con una concentración de sólidos totales no mayor de 1 ppm, cuyos valores de pH estén comprendidos entre 5,4 y 7,2 y su resistencia eléctrica sea no menor de 3 x 105 ohm/cm a 25 °C